domingo, 5 de agosto de 2012

Comentario de texto: "Boquitas Pintadas", Manuel Puig (Salgado, Neuweiler).

 Trabajo hecho en clases. Parte 2 del programa de Bachillerato Internacional.
Comentario de Texto
“Boquitas pintadas” Manuel Puig

III Medio  2012


     El fragmento a analizar pertenece a la novela “Boquitas pintadas” de Manuel Puig. Manuel Puig fue un escritor argentino nacido en General Villegas el 28 de diciembre de 1932 y falleció debido a un paro cardíaco en Cuernavaca, México, el 22 de julio de 1990.  En sus inicios Manuel Puig se dedico a la cinematografía, para luego dedicarse a la literatura. General Villegas fue el lugar donde se desarrollaron muchas de sus obras, fue objeto de inspiración de algunas de ellas, principalmente sus primeras, pero el nombre lo cambió a “Coronel Vallejos”. Desde pequeño su madre lo llevaba al cine, a los tres años fue la primera vez que lo llevaron al cine, solo que no podía permanecer en el cine sin llorar debido a la oscuridad, iba alrededor de cuatro veces a la semana al cine, lo que obviamente lo influenció mucho para su futuro. Su padre consideraba que debía hacer las cosas que normalmente hace un niño a esa edad, como andar en bicicleta, no estaba conforme con sus pasatiempos. En 1946 se traslada a Buenos Aires, ya que en General Villegas no había una escuela secundaria. Manuel Puig era una persona muy sincera, comprometida y muy crítica, donde era crítico hasta incluso con sus mejores  amigos o personas más cercanas. Perteneció al movimiento literario del “Arte pop”. Entre sus obras más destacadas podemos encontrar: La Traición de Rita Hayworth (1968), The Buenos Aires Affair (1973) y Boquitas pintadas (1969). Boquitas pintadas es una obra tremendamente influenciada por el cine, recordemos que en sus inicios se orientó hacia el lado de la cinematografía, lo que se puede evidenciar claramente en su obra, podemos destacar que se incorpora también el habla coloquial en la obra y que se usan cartas como procedimiento narrativo. La obra está compuesta por dieciséis capítulos, cada episodio está precedido por versos de canciones populares, en su mayoría tangos de Alfredo Le Pera. Sus temas principales son: la pasión y el crimen, el amor, la hipocresía y la envidia. La obra “Boquitas pintadas” se resume como la historia de la figura de la mujer amante, paciente y engañada, personificada por Nené, ya que Juan Carlos engañaba a Nené. Se nos presenta también la figura del hombre como abusador y mentiroso, Juan Carlos era un hombre con ambiciones claras, excepto en el amor. Juan Carlos padece una tuberculosis, la cual lo lleva a su muerte, Nené tras su muerte aún conservaba las cartas con su amado, y a través de ellas se va reconstruyendo la historia de amor entre Nené y Juan Carlos durante el transcurso de la obra.

    El fragmento literario que se analizará a continuación, pertenece a la novela “Boquitas pintadas” de Manuel Puig. Se trata de una carta donde el supuesto emisor es Leonor Saldívar de Etchepare y el receptor es Nené; escrita realmente por Celina (quien se hace pasar por Leonor) el 21 de agosto de 1947 y enviada desde Coronel Vallejos hasta Buenos Aires.
       La novela esta dividida en dos partes: “Boquitas pintadas de rojo carmesí” y “Boquitas azules, violáceas, negras”. La parte del rojo carmesí nos indica que durante esa parte solo acontecerán cosas alegres, bellas o de felicidad; en cambio, cuando se pasa a la parte de “Boquitas azules, violáceas, negras” nos indica que acontecerán tragedias, misterios y muertes. Este tipo de acontecimientos se pueden inferir del titulo de la parte en cuestión, es decir, que rojo carmesí nos indica alegría, mientras que violácea, azul y negra representa tragedia.
        Cada entrega (o capitulo) comienza con un epígrafe que son extractos de tangos, en su mayoría de Alfredo Le Pera (el cual no es nuestro caso).  Estos epígrafes se interpretan como paratextos o subtítulos, ya que nos anticipan la forma de pensar de los personajes y que les sucederá en el capítulo: su destino.  La decimoquinta entrega es la excepción a los tangos, ya que es la única entrega en la cual el epígrafe no es un tango sino un bolero de Agustín Lara. Otro correcto análisis de los epígrafes es el que hace Emir Rodríguez Monegal, quien alguna vez opinó sobre “Boquitas Pintadas”: “Los personajes piensan con letras de canciones populares y se emocionan, aman, odian, hasta matan, apoyados en unos versos que escribió algún letrista más o menos olvidado”. La decimoquinta entrega, la cual comienza con la carta que se está analizando, tiene como epígrafe el anteriormente mencionado bolero de Agustín Lara: “...Azul, como una ojera de mujer, como un Girón azul, azul de atardecer.” Este extracto de bolero representa y en cierta forma adelanta mas específicamente las actitudes de los personajes a lo largo de este “capítulo”, las cuales ya habían sido adelantadas con el título de esta segunda parte: “Boquitas azules, violáceas, negras.”
       La carta presenta la ironía de la felicidad, ya que el  contenido es bello, pero en realidad no es Leonor quien está escribiendo la carta, sino que es Celina. Por ende, Celina es quien expresa su ironía dentro de la carta.
     En el fragmento de “Boquitas Pintadas” se nos presentan 3 apartados, los cuales se dividen entre la carta en sí, el postdata y el último parrado que delata a Celina. En el primer apartado, el que abarca todo el texto principal de la carta (sin incluir el postdata); representa el tema principal, ya que Celina expresa cierta ironía escribiendo cosas bellas que en realidad no siente haciéndose pasar por Leonor, su madre. El segundo apartado, el cual incluye solo el postdata representa la falsedad de Celina expresada en palabras de Leonor. En El ultimo apartado, que abarca todo el último párrafo, El narrador delata y nos cuenta que en realidad no era Leonor Saldívar quien escribía la carta, sino que Celina era quien lo hacía.

        Las primeras palabras de Celina expresan un grado de ambigüedad, ya que en realidad no se sabe si es que desea que se encuentre con salud o no. La tercera línea, nos muestra un deterioro en la salud de Leonor, quien aunque no escribió la carta, aun así no está con un buen estado de salud.
       En la cuarta y quinta línea, la emisora (Celina) inventa una excusa para volver a escribirle a Nené después de que Leonor  no le había escrito por harto tiempo.
En la décima línea, “Leonor” alude a la expresión “Mi vida está terminada” para generar preocupación por parte de Nené.
        Lo que Celina expresa entre las líneas catorce y diecinueve, es una forma de “subtema” dentro de la carta en el cual Celina se refiere y describe situaciones poco amables relacionadas con la familia de Nené, palabras que podrán generar molestia en Nené. A lo largo de las líneas mencionadas, Celina utiliza una actitud antipática asumiendo que Nené tiene una mala relación con su pareja y familia.
         En el saludo final de la carta, claramente Celina confirma se intención de hacerse pasar por su madre a escondidas, es decir, está escondiendo algo o quiere conseguir algo de Nené. Con esta falsificación, no se sabe si lo que dice Celina en la carta es sincero o no; algo esconde si se hace pasar por su madre.
       En el postdata Celina utiliza una erótesis (pregunta retórica) para ironizar aun más sus ideas y mensajes redactados en la carta. También, este párrafo representa la falsedad de Celina expresada en palabras de Leonor.
En el último párrafo del texto, el narrador deja al descubierto y delata a Celina en su actitud de hacerse pasar por su madre, relatando acciones como “Se apresura a escribir el sobre antes de ser descubierta” las que nos indican que Celina está haciendo esto a escondidas de su madre por alguna razón. Además, este párrafo marca una separación entre dos narradores: El emisor de la carta y el narrador de conocimiento relativo que narra este párrafo.

       Para concluir el comentario de texto, es necesario decir que en el fragmento claramente se evidencia el engaño entre los personajes, donde se evidencia ironía y falsedad. La ambigüedad, es un recurso común dentro de las palabras utilizadas por Celina dirigidas hacia Nené. Claramente, el emisor continuamente describe negativamente la variedad de cosas a las que se refiere a lo largo de la carta, con una intención antipática que se clarifica a medida que avanza dicha carta, utilizando como medio para llegar a eso ciertos recursos como lo son la ambigüedad y la ironía que Celina continuamente expresa. Además, en esta carta se aprecia claramente la división realizada anteriormente en la cual se mencionaba que la segunda parte contenía hechos mas negativos y trágicos, ya que en este fragmento se identifica una orientación hacia actitudes negativas, irónicas, todo lo contrario a algo bello o similar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada